11/2/09

Polvo de Fabi

La Fabi: una de las profesoras más buenudas que tuvimos en todo el secundario. Y digo buenuda por no decir boluda atómica. La Fabi nunca le puso amonestaciones a ninguno de nosotros animalitos. La nota más baja que puso fue un 4. El reto más severo que dio fue “Acuerdensé que cada papel que ustedes tiran es un vaso de leche para los chicos pobres”, mientras nosotros nos matábamos en las clásicas guerras de bolas de papel mojado. En fin, la Fabi es la profesora más buenuda sobre la faz de la Tierra.
6to año (el último del secundario para los que no son de Córdoba), recreo de las 0900 hs. El rompe pelotas de Zinni le tira un borradorazo a Fabri y le ensucia su inmaculado buzo azul: craso error. Fabri, uno de los seres más vengativos que conozco, le jura vendetta. Agarra el borrador y limpia el pizarrón, dejando el borrador terriblemente cargado con polvo de tiza. Se vuelve a su banco y lo esconde en la bandeja de abajo, hasta que Zinni se olvide. Efectivamente, un par de horas después Zinni se olvida y Fabri decide contraatacar. (Cabe destacar que justo estaban en el cambio de hora de las 1200 hs; y, oh casualidad, la profesora que entraba era la Fabi).
A todo esto, Zinni está parado al frente del aula, pelotudeando con algún otro boludo, para variar. Fabri lo pone en la mira, lleva su brazo hacia atrás, lo más posible para generar la mayor fuerza, apunta… y tira. Gira la cadera, las rodillas, los tobillos, todo para imprimirle la máxima velocidad de impacto al bólido de polvo de tiza. El borrador se proyecta a toda velocidad en dirección a la cara de Zinni, está a punto de impactar… y por un hecho fortuito del destino Zinni se corre. El borrador pasa por detrás de él e impacta. Una nube blanca se alza en la puerta del aula. Cuando se disipa se dibuja la silueta de la Fabi…

Fabri – Uuuhhh, Fabi! Perdoname!!
Fabi – Cof, cof, cof
Fabri - Perdón, Fabi, le quería pegar a Zinni!
Fabi – Cof, cof! Aaaaggghhh! Cof!!
Fabri – Qué mocazo! Perdón, perdón!
Fabi – Cof. No. Está bien, Fabricio, cof… cof
Fabri – Estás bien??
Fabi – (Llorisqueando) Sí, me voy a lavar la cara

Y allá pasaron. Yo, desde la ventana de mi curso, vi toda la escena: la Fabi lavandosé la cara en el baño de profesores. Fabri tratando de explicar cómo y por qué había lanzado el borrador. La Fabi secandosé y sobandosé. Fabri deshaciendosé en disculpas. La Fabi mirandoló con carita de cordero degollado. Fabri pidiendo más disculpas. Pasaron para el otro lado por mi ventana. Yo no podía parar de reírme. En el recreo siguiente…

Frank – Jajajaja! Qué pasó!?
Fabri – (Me cuenta el episodio entero)
Frank – Jajajajojojo! Pobre Fabi!!!
Fabri – Sí, casi la mato, boludo
Frank – Jajaja, y qué te van a hacer ahora!?
Fabri – Es un amor la Fabi, no me va a poner ni una amonestación
Frank – Jajajaja, pooobre! Encima no es la primera vez!
Fabri – No, jejeje, la otra vez fue el Eze, no?
Frank – Sí, en tercer año… encima nunca uno chiquito le pega, los dos osos del curso la fajaron a borradorazos, jajajaja!
Fabri – Jajaja, pobre!

2 comentarios:

Ðąи dijo...

XDDDDDD

Ventajas de ser violenta pero a piñas, no a borradorazos. No que tenga mala puntería, pero una piña siempre es más satisfactoria :)

Besos, Frankis.

Dr. J dijo...

Se tiraban borradores! Qué zarpados!

Y nosotros apenas nos tirábamos tizas a velocidades casi de arma de fuego. XD

Y los papelitos con baba lanzados con canutos de birome los tirábamos (mejor dicho, los tiraban, ya que a mí nunca me salió) cuando éramos más pendejos. Llegaba un momento que estaba todo el techo, el pizarrón y los alrededores decorados con puntitos blancos. Y en ese momento es cuando nos cagaban a pedos.

En mi colegio la hubieran echado a la Fabi. La condición para la continuidad era ser ortiba.

Saludos!